El Priorat es una tierra maravillosa, llena de cultura y vino, gastronomía … rincones por explorar.

Cuando comenzamos este proyecto, un espacio enogastronómico llamado Cuatro Molinos en Cornudella de Montsant, no pensábamos exactamente en nosotros mismos. Tampoco pensábamos en ninguna estrella Michelin ni mucho menos en reconocimientos … todo lo contrario.

Nuestra idea más bien giraba en una comarca, el Priorat. Queríamos generar valor añadido y verter toda la experiencia acumulada mientras recorríamos cocinas por medio mundo. Solo pensábamos en hacerlo muy bien y al mismo tiempo ser fieles a nosotros mismos, y sobre todo a nuestros orígenes.

Esta es la idea que perseguíamos: poner esta tierra, el Priorat a la altura que se merecía gastronómicamente hablando.

 

Un sueño hecho realidad

 

Al recibir la Estrella Michelin lo primero que hicimos fue pensar en todo el equipo de personas que forman Quatre Molins. El segundo pensamiento fue para todo el sector de la hostelería que este año no parado de luchar.

El mejor premio de todos ha sido la satisfacción de ver crecer un proyecto ilusionante, nuestra visión de una apuesta gastronómica.

Gracias a todas las personas que nos acompañan para recordarnos continuamente quiénes somos y de dónde venimos, eso también es parte de nuestra esencia …

 

Y no pararíamos nunca de agradecéroslo…

 

Gracias a todos los que alguna vez nos ha dado un empujón, o nos ha dicho “algo más”, “no es suficiente”, “aunque lo puedes hacer mejor”.

Gracias a esta tierra mágica, el Priorat, ya todo el pueblo de Cornudella de Montsant que nos ha acogido … hoy sentimos que le hacemos justicia y le volvemos un poco de ese amor en forma de Estrella, su primera Estrella Michelin .

Gracias a proveedores y clientes. A todos los compañeros y maestros de los que tanto hemos aprendido. En nuestras familias.

Gracias a las parejas y amigos que siempre han estado para apoyarnos … ¡no acabaríamos nunca de darles las gracias!

Entre todos lo hemos llevado hasta aquí. La Estrella Michelin ya brilla sobre la encimera del Quatre Molins, prometemos seguir llevándola bien arriba y no olvidar nunca de dónde venimos.

 

Rafel Muria

Chef del Restaurante Cuatro Molinos